Saltar al contenido

¿Por qué Hitler no quería a los judíos?

Hoy en día el nombre de Hitler es sinónimo de atrocidad y es el principal responsable del holocausto judío. Además del gran aumento del antisemtitismo en Europa.

¿Has escuchado la palabra antisemitismo?

El nombre correcto para el designar el odio a los judíos es el antisemitismo. Así pues, se dice que los judíos son descendientes de Sem, hijo de Abraham. De ahí se les conoce como semitas, siendo antisemita aquel que los odia, discrimina o ataca. Sin embargo, el antisemitismo en en Europa viene de lejos, con la expulsion de los Judiós en España en 1492 por los Reyes Católicos.

El antisemitismo de Hitler

Hitler aprovechó el pequeño antisemitismo que ya existía en Europa para sus políticas fascitas y racistas.

Después de la primera guerra mundial, Alemania atravesaba una fuerte crisis económica y social, Hitler lo supo aprovechar para sus intereses. Bajo su mente enfermiza, predicó en mitings e intervenciones políticas que el pueblo judío era responsable de los graves problemas por los que estaba pasando Alemania, por ello, debían ser exterminados.

Pero no sólo judíos, si no también testigos de jehová, gitanos, homosexuales, negros, republicanos o comunistas. En definitiva, cualquiera que pudiera suponer un problema para sus aspiraciones lo iba ‘a apartar del camino’.

Incluso llegó a prohibir la música Jazz por ser cosa de ‘negros’.

La superioridad de la raza aria

Uno de los argumentos que uso Hitler para sustentar el odio a los judíos fue la superioridad de las razas. Por la época, algunos científicos alemanes desarrollaron teorías que demostraban la existencia de razas. Si esto es obvio al ver la diferencia de aspectos físicos, los estudiosos antisemitas declararon que eran una raza inferior. Para Hitler y muchos otros líderes de la época, la raza aria era la superior y la única que debía sobrevivir.

¿Por qué Hitler no quería a los judíos?
Califica este artículo

Te puede interesar